El frío tiene un papel protagónico en la conservación de los alimentos, pues gracias a las bajas temperaturas se puede garantizar la inocuidad de un alimento perecedero tan importante como lo es la carne.

La energía eléctrica juega un papel fundamental en este escenario, pues la cadena de frío en la industria es la responsable de cuidar del buen estado de esta materia prima en el consumo humano. Asimismo, poder contar con equipos, como los estabilizadores de voltaje, capaces de proteger toda la maquinaria involucrada en las instalaciones frigoríficas, es prácticamente un punto obligatorio. 

“Se estima que más de un 30% de la producción de carne del mundo, se pierde debido a problemas o inconvenientes en la cadena de frío. Esta es una de las razones por las que, como empresa experta, recomendamos el uso de estabilizadores de voltaje en las maquinarias involucradas. De esta forma no solo se protege el producto, también se resguarda el funcionamiento de los equipos ante las fluctuaciones en la calidad de la energía”, explicó Daniel Burón, Gerente de Operaciones de BURON.

De esta forma Burón se va posicionando como un referente al entregar soluciones de respaldo de energía y seguridad en procesos críticos, para todo el mercado nacional.

Más información en www.buron.cl